sábado, 27 de abril de 2013

El Titanic nazi: el hundimiento del Wilhelm Gustloff



El MV Wilhelm Gustloff fue un transatlántico de línea alemán construido en el astillero Blohm & Voss y botado el 5 de mayo de 1937. Aunque parece ser que inicialmente iba a llamarse "Adolf Hitler", finalmente recibió el nombre de Wilhelm Gustloff, un nacionalsocialista suizo asesinado en 1937. De diseño moderno e imponente, contaba con una altura de 55 m medida desde la quilla y ocho cubiertas, con instalaciones mas bien sobrias: tenía cubiertas de paseo espaciosas y funcionales, no existían divisiones por clase según el poder adquisitivo (en la línea de la comunidad nacional pregonada por el nacionalsocialismo) sino que todas las habitaciones poseían el mismo equipamiento y grado de confort, disponía de una piscina interior de agua temperada, amplios gimnasios, siete grandes cocinas, confortables comedores comunes.

 El 15 de Marzo de 1938 será asignado a la organización Kraft durch Freude (KdF, "Fuerza a través de la alegría") una organización política nazi que existió entre 1933 y 1945dedicada a la tarea de estructurar, vigilar y uniformar el tiempo libre de la población alemana, integrada en el Deutsche Arbeitsfront ("Frente Alemán del Trabajo"), sindicato unificado dependiente del estado nacionalsocialista. Así pues, comenzó a dar servicio como barco de cruceros para la clase obrera alemana hasta 1939.El programa resultó todo un éxito.Su viaje inaugural fue el 21 de abril de 1938 con destino a la isla de Madeira en Portugal.




En agosto de 1939 pasó a ser transformado en un Buque hospital destinado al puerto de Danzig hasta mayo de 1940, el 1 de octubre es requisado por la Kriegsmarine para tender de submarinos; fue trasladado a a Settin en octubre de 1940 para ser preparado como transporte de tropas y buque hospital en la Operación León Marino, pero el fracaso de la Luftwaffe en conquistar la supremacía aérea sobre Inglaterra lo devolvió a Oslo como buque hospital.Desde fines de 1940 hasta 1943, sirve como buque cuartel y alojamiento para la Marina sirviendo como buque cuartel de submarinos en Gotenhafen.


Nos encontramos ya en 1945, en los últimos meses de la Segunda Guerra Mundial, con las fuerzas soviéticas avanzando por territorio alemán en Prusia Oriental; la situación para Alemania se tornaba desesperada y miles de refugiados alemanes que con temperaturas de -20°C escapan ante las atrocidades de la guerra y el embate soviético confluían en los puertos del báltico: unos 75.000 refugiados civiles y militares alemanes convergían en los puertos de Danzing y Pillau y unos 7 millones de fugitivos huían desde la Prusia Oriental por el corredor polaco hacía Alemania. La Kriegsmarine destinara el buque junto con otros trasatlánticos a la operación de rescate de refugiados civiles y militares alemanes provenientes de la Prusia Oriental que llegaban a Gotenhafen para ser enviados a Kiel, denominada Operación Anibal: El almirante Döenitz dio orden a sus submarinos de huir hacía los puertos del oeste y a todas las unidades de superficie mayores y menores disponibles evacuar a los connacionales a los puertos seguros. Entre las grandes unidades de superficie estaban los acorazados de bolsillo Deutschland, Admiral Scheer, los trasatlánticos Goya, General Steuben y Wilhelm Gustloff, el mayor de todos. Las menores eran remolcadores, yates de paseo e incluso chalupas motorizadas y pesqueros. El Wilhelm Gustloff mantenía su presentación como buque de carácter militar. 



El 21 de enero el Wilhelm Gustloff se encontraba en el puerto de Danzig evacuando a militares y a civiles ; en la piscina interior drenada se estableció un puesto de enfermería con 375 enfermeras auxiliares de la marina que atendían a los heridos. La cantidad de personas embarcadas oficialmente era de 8.956 personas pero ya superaban las 10.580 personas y el hacinamiento era insoportable, muchos fugitivos estaban a la intemperie en las cubiertas superiores expuestas a la hipotermia. A las 12 horas del 30 de enero de 1945, los capitanes Friedrich Petersen (civil) y Wilhelm Zahn (DKM) al mando de Wilhelm Gustloff recibieron la orden de zarpar y el barco atestado salió de la bahía donde lo esperaba dos torpederos escoltas, el velero transatlántico Hansa, el torpedero T-36 y el torpedero Löwe. El Hansa acusó desperfectos de máquina y debió quedarse. Mientras navegaba a las 20:30 horas la radio transmitió el último discurso de Adolf Hitler con motivo del aniversario de la toma del poder que fue difundido en los altavoces al interior de buque que navegaba en aguas sometidas a un viento borrascoso y gélido, bajo una luz lunar que se traslucía en la borrasca y con total oscurecimiento. En el interior reinaba una atmósfera de solidaridad entre los tripulantes y refugiados quienes estaban esperanzados en el término temporal de sus penurias como fugitivos.




Hacía las 21 horas, ya traspasando por el norte de la isla de Bornholm, un mensaje de radio indicó al Wilhelm Gustloff que un dragaminas se acercaba al trasatlántico y Petersen dio la orden de encender las luces de navegación a fin de no chocar con el dragaminas. El buque con las luces encendidas fue detectado por el submarino soviético S-13, al mando de Alexander Marinesko, este ordenó de inmediato cargar 4 torpedos mientras se colocaba en posición de ataque. A las 21:08 horas, tres torpedos hicieron impacto por estribor del Wilhelm Gustloff; el primer torpedo alcanzó el sector de proa, el segundo dio en el sector de la piscina interior en la cubierta E matando a la mayoría de las enfermeras de la marina, el tercero dio al hacía popa inutilizando los generadores y cortando el suministro de energía eléctrica. El Wilhelm Gustloff se inclinó inmediatamente a estribor en medio del caos interior y la oscuridad. Miles de fugitivos saltaban a las heladas aguas y otros miles luchaban por salir del condenado navío. El pánico cundió produciendo atascamientos e impidió una evacuación ordenada y el correcto uso de los botes salvavidas, hacía el final del hundimiento el navío se adrizó lo que permitió la salida de más personas. El Wilhelm Gustloff tardó 44 minutos en irse al fondo del báltico. En total se rescataron 1.239 personas; pero perecieron unas 9.343 ya sea por quedar atrapadas y ahogadas al interior del navío o por hipotermia. Se trata del mayor desastre naval de todos los tiempos.


album fotográfico





También puede interesarte::

La Nueva Cancillería del Reich

Carinhall

Amerika: el tren de Hitler

La seguridad personal de Hitler en la Cancillería delReich

Reichssicherheitsdienst: la seguridad personal del Führer

Kehlsteinhaus, el nido del ágila

Algemeine SS: Organización general






No hay comentarios:

Publicar un comentario